Click acá para ir directamente al contenido

Huachipato decidió entrenar pese a la negativa del seremi de Salud

  • Lunes 1 de junio de 2020
  • 18:27 hrs
En el primer entrenamiento los jugadores mantuvieron el distanciamiento. (Foto: Octavapasion).

En el primer entrenamiento los jugadores mantuvieron el distanciamiento. (Foto: Octavapasion).

El conjunto acerero fue el primer equipo chileno en regresar a las prácticas de forma presencial. Pese a que la autoridad sanitaria llegó a fiscalizar la práctica al estadio CAP de Talcahuano, el equipo anunció que seguirá de esta forma.

Huachipato fue el primer equipo chileno en regresar a los entrenamientos este lunes 1 de junio, el conjunto acerero tomó las medidas preventivas realizándole examen PCR a todos sus jugadores para evitar posibles contagios y comenzar con el trabajo comandado por el entrenador Gustavo Florentín.

No obstante, el seremi de Salud de la región del Bío Bío, Héctor Muñoz, llegó hasta el estadio CAP de Talcahuano para fiscalizar la práctica.

"Recibimos la visita del Seremi, donde le mostramos los protocolos y las precauciones que tomamos. Recibimos instrucciones como poner una tapa en un basurero y nos han recomendado suspender del entrenamiento. Los protocolos los hemos puestos a disposición y como les digo son bastantes menores. La Seremi no tiene facultad para suspender, sólo puede clausurar y por eso hemos continuado".

Así explicó el gerente general de Huachipato lo que ocurrió este lunes en el Estadio CAP de Talcahuano. Jorge Correa y los dirigentes acereros recibieron la visita del Seremi de Salud Héctor Muñoz y a pesar de ser invitados a suspender la práctica para primero realizar los protocolos, el elenco sureño siguió en sus labores.

"Esto es acompañado por los datos de contagios en la región, no estamos como Santiago. En Talcahuano, los casos son bajos y permiten realizar este tipo de situaciones con los resguardos. Establecimos grupos de siete jugadores y cada uno se traslada en sus vehículos. Llegan vestidos, no se usan los camarines, traen una caja con sus cosas para entrenar y al término se les entrega la ropa para el otro día. Se hace control de temperatura antes de ingresar y al final. Al llegar a cancha, ellos sacan guantes y mascarillas. En siete rectángulos de 15 x 50 metros con separación para que el distanciamiento se produzca", añadió Correa.

"Entre los grupos, se sanitizan estos espacios con amonio cuaternario, incluso los balones. Nosotros seguiremos entrenando, pero dejamos la puerta abierta para reunirnos con la autoridad", complementó el directivo.